Desafío a la lógica

C.P. / Valencia
-

El San Pablo ha perdido las cinco veces que se ha enfrentado al Barcelona en la Liga Endesa

Desafío a la lógica - Foto: Jesús J. Matías

La historia del San Pablo y del Barcelona nunca tuvo un final feliz para los burgaleses. Lo han intentado hasta en cinco ocasiones desde que ascendieron a la Liga Endesa, pero en ninguna de ellas consiguieron doblegar al todopoderoso conjunto azulgrana. Eso sí, los catalanes han sufrido mucho cada vez que han visitado el Coliseum y estuvieron a punto de hincar la rodilla en la temporada del debut.
Cuando el San Pablo era todavía un novato en la ACB, viajó a la Ciudad Condal con el objetivo de dar la sorpresa ante un ‘grande’, pero se topó con la cruda realidad y se llevó un serio correctivo (111-81). Trató de jugar de tú a tú a uno de los mejores equipos de la liga y lo pagó caro.
Sin embargo, los burgaleses ya eran otro equipo en el duelo de vuelta y solo la mala fortuna en los momentos decisivos les apartó de la gesta. Si no llega a ser por una exhibición de Heurtel en el tramo final, los catalanes no hubieran podido forzar la prórroga y hubieran caído en el Coliseum (101-103).
En la temporada siguiente, tampoco se lo puso fácil al Barcelona. Guiado por un excelso Vítor Benite, el San Pablo puso contra las cuerdas a los culés con un encuentro para enmarcar (80-85), pero la historia se repitió y la mayor templanza y talento del rival en los minutos decisivos volvió a ser clave. Pesic se volvió a librar por los pelos agarrado a la calidad de Ante Tomic.
Nada que ver con el partido de ese año en el Palau Blaugrana, donde el Barça siempre ha ejercido su favoritismo con suficiencia (97-88). Entre los puntos de Pau Ribas y el poder reboteador de Tomic no dieron ninguna opción a la expedición burgalesa.
Esta campaña, en el precedente más cercano, el San Pablo también fue capaz de hacer sufrir al líder de la liga en ese momento. «No tenemos un partido tranquilo en el Coliseum», reconocía Pesic tras una victoria tan ajustada como polémica (80-82).  En esa última ocasión, Benite brilló del lado local con 22 puntos, pero no fue suficiente para contrarrestar los 28 de Mirotic, 14 de ellos desde la línea de personal. Los árbitros protegieron en exceso al ala-pívot montenegrino y el tiro libre acabó decidiendo la contienda.
En definitiva, cinco partidos y cinco derrotas azulonas, pero con opciones de triunfo siempre que se jugó en el Coliseum y sin ellas en el Palau. El sexto intento será en campo neutral.