Diario de Burgos

Las pensiones por jubilación crecen en mayo

L.M.
-

La alta mortalidad, sobre todo en la población más mayor, provocó el desplome de las prestaciones de febrero a abril.El mes pasado creció en 8 perceptores

La cuantía media que perciben los jubilados burgaleses es de 1.222,63 euros, una de las más altas de la región. - Foto: Alberto Rodrigo

El número de pensiones por jubilación en Burgos creció durante mayo por primera vez desde enero, último mes en el que se registró un aumento del número de burgaleses que percibe una ayuda en función del montante cotizado durante su vida laboral. A 31 de mayo de 2020 las prestaciones de este tipo eran 61.223 por las 61.215 del cierre de abril, solo ocho más, pero que rompen con una tendencia a la baja motivada por la pandemia de la COVID-19 y la alta mortalidad entre los ciudadanos de mayor edad, y por tanto perceptores de esta ayuda estatal. La estabilización de los contagios y la drástica reducción de las muertes en la provincia ha provocado que esta estadística vuelva a crecer, aunque aún a un ritmo muy lento.
Así se desprende de los datos publicados ayer por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS), organismo dependiente delMinisterio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, que destaca que en el conjunto de Castilla y León el número de pensiones por jubilación continua cayendo por cuarto mes y ya se sitúa en 387.908 frente a las 388.132 de abril. Contrasta el dato de mayo con el que se registró a finales de enero, cuando las prestaciones alcanzaban las 391.676, u 3.786 receptores menos. Por provincias, solo en Palencia y Valladolid, amén de Burgos, anotaron aumentos, mientras que en el resto de territorios se perpetua por cuarto mes la caída de pensiones. En la provincia palentina la subida fue casi anecdótica, ya que apenas creció en dos jubilados, de 25.956 a 25.958, mientras que en la pucelana se apuntaron a las listas de la Seguridad Social 48 usuarios, de 73.444 a 73.492. En Ávila (-26), León (-106), Salamanca (-61), Segovia (-6), Soria (-19) y Zamora (-67) prosiguen con la curva a la baja. A nivel nacional ha habido enormes contrastes entre provincias, aunque sin embargo se impone finalmente la tendencia de ruptura con las caídas de meses atrás y las pensiones de jubilación aumentaron en 846, pasando de 6.073.499 a 6.074.345.

Bajan las prestaciones. En total, la Seguridad Social abonó en Burgos durante el mes de mayo 90.277 prestaciones contributivas (jubilación, incapacidad, viudedad, orfandad y en favor de familiares), lejos de las 90.899 de febrero. León continúa a la cabeza en el número de pensiones contributivas, aunque pasa en estos cuatro meses de 142.264 a 140.612, con 1.652 menos y un descenso del 1,2%. Le siguen, por volumen, Valladolid (de 115.726 a 115.175); Salamanca (de 80.892 a 79.823, con 1.069 menos); Zamora (de 48.900 a 48.366); Palencia (de 42.603 a 42.284); Ávila (de 38.895 a 38.415); Segovia (de 33.745 a 33.121) y Soria (de 22.559 a 22.202). Todos los territorios perdieron pensiones en la pandemia, sobre todo León y Salamanca.