"Supongo que habrá policías que se sientan ofendidos"

Juana Samanes
-

Sus películas gustan fundamentalmente al público joven porque conecta con su sensibilidad con tramas donde priman los aspectos psicológicos

"Supongo que habrá policías que se sientan ofendidos" - Foto: Juan Herrero

Al director Rodrigo Sorogoyen le apasiona observar la realidad y plasmarla en sus películas. Es uno de los cineastas más aplaudidos por el público joven, que conecta con su sensibilidad en temas de calado social e incluso político. Recuerden películas como Stockholm o El reino. Ahora, como tantos otros, se arriesga con una serie televisiva, Antidisturbios, de seis capítulos, que pretende reflejar la labor de ese Cuerpo de la Policía. Cuenta entre sus aciertos con un argumento imprevisible con varios giros argumentales y es una de las apuestas más fuertes de este año de la plataforma Movistar+.


¿Cuál es el germen de abordar una trama sobre la labor del Cuerpo de Antidistubios? ¿Se inspiraron usted y su coguionista Isabel Peña en la muerte del mantero Mame Mbaye en las calles de Madrid? 
Sí, claramente está inspirado en ese hecho tan lamentable y conocido, al menos en Madrid, y que nos afectó porque terminó dramáticamente. Nos servía para reflejar el descontento social, el riesgo, la posibilidad de un uso inadecuado de la violencia, y también para analizar la labor de los antidisturbios que nadie sabía si eran culpables. Como siempre, nos ha interesado reflejar en nuestra ficción un aspecto de la realidad.


A los policías de Antidisturbios los muestra al principio con más sombras que luces pero, poco a poco, los humaniza, y nos hace entender la tensión que viven diariamente. ¿Cree que es una de las profesiones más incomprendidas?
No es una profesión comprendida porque no hacemos ningún esfuerzo de hacerlo. Me parece entendible que la sociedad, en general, no comprenda su trabajo. Es dificilísimo si los ves en la televisión sofocando un altercado con cascos y pegando porrazos. Pero como cineasta tengo que contar cómo somos e intentar entender a todo tipo de personas.


¿Ha reflexionado sobre si esta serie va a caer bien o mal entre la Policía, por el retrato que hace de esos miembros de Antidisturbios?
No puedo tratar a la Policía como un colectivo. Estoy seguro de que va a haber agentes que se cabreen muchísimo viéndola y otros verán el valor de intentar ser realistas y ser honestos con las luces y las sombras de su trabajo. No sabría decirte a qué lado de la balanza va a caer, pero casi aseguraría que habrá gente que se sienta ofendida.


Rueda escenas de acción como nunca había hecho con secuencias como la complicación que supone cualquier desahucio o la alteración del orden público de fanáticos deportivos. ¿Le ha agradado esa experiencia o ha sido muy dura?
Las dos cosas. Ha sido muy agotadora la experiencia, pero no diría que no volvería a hacerlo. Desde el comienzo, ya que soy guionista de la serie, sabía de la dureza de este rodaje, pero nunca me quejaré de mi trabajo porque, por muy cansado que sea física y mentalmente, merece la pena.


En sus películas, y en esta serie, le interesa profundizar psicológicamente en sus personajes. ¿Por qué?
Me interesa muchísimo la tipología de los personajes y la psicología de las personas. Si en mi vida íntima y personal me apasiona conocer a las personas profundamente, todavía más en mi trabajo. Escribo los guiones siempre con Isabel Peña porque a ambos nos interesan y nos motivan los mismos temas.


La actuación del reparto de la película es impresionante y, de hecho, es una de las notas características en sus películas: el buen trabajo en la dirección de actores. ¿Esto se consigue con un casting previo?
Lo del elegir el casting correcto es fundamental. El 50 por ciento de la dirección de actores depende de que los hayas elegido bien. Como te equivoques no creo que puedas sacar un buen trabajo. No hay buenos o malos actores, creo que hay papeles o proyectos más idóneos para unos intérpretes que para otros. No es tanto el actor sino las circunstancias que le rodean. Dicho esto, durante el rodaje intento hacer cosas que les ayuden, intento darles una confianza máxima. Un intérprete cuando está confiado es cuando saca lo mejor de sí mismo.

 
La serie La casa de papel ha tenido un gran éxito internacional. ¿Cree que ha abierto una puerta a la ficción nacional de calidad y que su serie lo tiene más fácil para triunfar fuera de nuestras fronteras?
No lo sabría decir porque no sé muy bien el impacto real que ha tenido fuera de España. Que la ficción nacional está en boga es evidente, pero eso quizás haga que les gusten series del estilo de La casa de Papel y no como Antidisturbios. Pero es cierto que siempre que un trabajo español se ve en el mayor territorio posible es un éxito para todos y contribuye y, sobre todo, a mejorar el aprecio por la cinematografía que se hace en este país.